jueves, 30 de junio de 2011

Y yo aquí pagando como un gilipoooollas, madre


El mercado de la construcción español, a corto y medio plazo, necesita muchos menos titulados de los que las universidades españolas tienen previsto licenciar o diplomar.

Lo anterior, prácticamente todos los partícipes de este mercado lo tienen claro, de hecho cualquier estudio ( los números de la crisis, dos de cada tres arquitectos…) nos lleva a la conclusión que tenemos técnicos en construcción para muchos años, el mercado presente y futuro está abastecido.

Frente a esta realidad los técnicos, y por representación, los colegios profesionales, parece que cuando nos pronunciamos (pocas veces y con la boca muy pequeña) vamos más en la línea del proteccionismo gremial, que en el de la eficiencia económica para un país.

El resultado es lógico, únicamente nos hacemos caso entre nosotros y como nosotros parece que no tengamos mayor poder para influir en el sistema, véase las últimas propuestas de la Ley de Servicios Profesionales (ver post volad, compañeros volad), pues eso, a verlas pasar.





Sacar a un ingeniero al mercado debe costar del orden de 40 a 50.000 euros, de éstos el estudiante no paga ni el 15-20%, yo no digo que él y sus padres no tengan un problema, pero yo tengo claro que pago gran parte de esta fiesta.

Tal vez debamos de empezar a dejar claro y de forma pública que la administración está tirando el dinero a paladas con la mayoría de los técnicos de la construcción que tiene previsto meter en el mercado.


Tal vez tengamos que decir lo anterior con la autoridad que da el conocer nuestro mercado.

Tal vez debamos esgrimir nuestro compromiso con la sociedad y enarbolar la bandera de la adecuada gestión de los recursos públicos.

Tal vez lo tengamos que decir junto con los aparejadores, los arquitectos, los topógrafos, los geólogos, etc..

Tal vez deban de ser nuestros colegios profesionales quienes lo digan.

Tal vez lo tengamos que decir muy alto y claro en los medios, las administraciones, las escuelas incluso en Europa, aunque a muchos no les guste el discurso.


Mi opinión, es que entonces y sólo entonces, tal vez nos escuchen.



Mientras yo seguiré cumpliendo con el grueso de mis obligaciones tributarias con mi país.

                      Aunque, a modo de acción transitoria, sugeriría la inclusión de una casilla nueva en la próxima declaración de hacienda, mediante la cual me libre de la responsabilidad de la mala gestión de recursos que implica seguir en la línea en la que estamos.

            Esta casilla me permitiría evitar que parte de mis tributos se utilizara para seguir abundando en esta situación


De todas formas, como la propuesta que hago únicamente puede ser efectiva a partir del año que viene, yo me quedo oyendo “Marieta”  cantada por Javier Krahe. Aunque adapto algo la letra:


Y yo aquí pagando como un gilipoooollas, madre




Gracias por el tiempo que me habéis dedicado.

juanjo


8 comentarios:

  1. ns, ns, ns.... juanjo... te olvidas de una cosilla...

    todos pagamos la formación pública de titulados (o sea, es un gasto socializado) -> tenemos un ecosistema sobrepoblado con recursos finitos -> los administradores de los recuros (Botín, Alierta, Brufau... que NO la administración) pueden ejercer todo un infinito poder coactivo sobre la mano de obra ("hay cinco como tú esperando en la puerta")-> los salarios caen a niveles de los años 70, cuando los precios están un 500 % por encima (cuando yo me licencié en el 88, un ICCP sin experiencia o un ITOP, un IM, o un geólogo con 2 años de experiencia estaban en 4 Mpta brutos anuales ¿recuerdas?... hoy ¿cuantos conoces que se darían con un canto en los dientes por ese salario? -> consecuencia: los beneficios de las empresas (de Botín, Alierta, Brufau) crecen exponencialmente cada año (ellos solo socializan las pérdidas, nunca los beneficios)

    desengañémonos: estamos en un punto en que el incremento de la producción (o de la demanda de productos / servicios) no lleva aparejado un incremento de puestos de trabajo -> o acotamos esos beneficios empresariales galácticos y socializamos el incremento de la productividad mediante una rebaja del tiempo trabajado (para poder trabajar todos, trabajemos menos, puesto que especialmente gracias a las TICs nuestra productividad es 300 % que la de hace veinte años ¿porqué todavía estamos 10 horas en la oficina?)

    de lo contrario, esto se enquista en un 30 % de paro, unos sueldos generales de mercado de pura miseria, una población ahorcada por créditos, y unos pocos (muy pocos) que cada día tienen más, mucho más

    ahora... ¿quién crees que está detrás de la gestión pública? ¿los que elegimos / reelegimos cada cuatro años... u otros que nunca pasan por las urnas?

    esto no es paranoya... es pura evidencia... echa cuentas ¿quién gana?

    ¿y crees tú que los colegios profesionales pintan algo en este fregao?

    ResponderEliminar
  2. Frankie, escucha la canción y recuerda tiempos mejores.

    Gracias por tu participación

    ResponderEliminar
  3. No sé, Juanjo, la idea de una Administración tan intervencionista como para llegar a fijar el número de nuevos titulados de cada promoción tampoco me vuelve loco. Me da la sensación de que estas cosas tienden a regularse mejor mediante los propios mecanismos del mercado, la clásica relación entre oferta y demanda.
    Eso sí, y ahí comparto plenamente tu punto de vista, para que funcionen correctamente es necesario información. Pero de la buena, de la que refleja la realidad, sin demagogias ni visiones torticeras.
    ¿Quién seria el más adecuado? A bote pronto te diría que el Colegio, aun corriendo el riesgo de que sea interpretado como una postura corporativista, que seguramente lo es, y con todo lo que eso conlleva en un escenario donde las trabas a la competencia no estan nada bien vistas.
    Pero es que, aprovechando tu mencion al bueno de Javier Krahe, "no todo va a ser follar".

    ResponderEliminar
  4. Jose me alegro verte por aquí.

    considero que la administración hará lo que tenga que hacer, pero adecuadamente guiada o si quieres presionada desde un posicionamiento claro por parte de nosotros, a los cuales se nos supone conocimiento de la situación, con los colegios u otras asociaciones a modo de grupos de presión. Pensemos que tal y como está montado el sistema, en temas de formación universitaria, el mercado tiene poco que decir salvo no utilizar los titulados y entonces evidenciar el malgasto ocasionado.
    Lo que está pasando con los titulados de la construcción es como el tramo de Toledo o los famosos aeropuertos.

    UN SALUDO

    JUANJO

    ResponderEliminar
  5. Por favor dime que tus reclamaciones sobre el pago de la educación pública son broma.
    El discurso al respecto de la abundancia de técnicos me parece correctísimo, yo soy de los que esta pagando ese error de la administración, uno de esos tontos que eligieron una carrera técnica por salida laboral (¡Tonto yo!) pero como diría Panoramix:
    ¡Por Tutatis! ¿Quejarnos de la educación pública? ¡Estan locos estos romanos!

    Y por otro lado, nos hemos metido en este saco de mierda por dejar que la economía del momento decidiese la formación del futuro, ahora que estamos en el futuro, pretendemos que vuelva a hacerlo... aquí hacen falta cambios de mayor trascendencia.

    Fdo: ITOP recién salido del horno, ¡tierno e inocente!

    ResponderEliminar
  6. Leibnitz te respondo rápidamente ya que te veo con un cierto desasosiego. Yo no critico la educación pública, de hecho me considero uno de sus resultados, para bien o para mal. Critico la gestión actual respecto a los técnicos de la construcción, y la critico desde mi posición de contribuyente y por lo tanto con el mayor de los derechos, mis jocosas propuestas van en la linea de evidenciar que en este caso se están enterrando muchos medios materiales y humanos, que destinados a otras disciplinas de la propia formación, darían a la sociedad mayor retorno.
    Quien puede informar, condicionar, arrinconar a los políticos sobre las acciones a seguir, pues creo que la propia profesión, con argumentos fundamentados, ese es mi planteamiento.

    Gracias por tu tiempo

    ResponderEliminar
  7. A mi me gusta la respuesta de frankie... Es como la burbuja immobiliaria 'revisited'... Y es que los ejemplos simples son los mejores!! :-D

    Además, mola tener un licenciado -o mejor, un doctorando- poniendo cafés en el despacho ¿Quien dijo que el lujo no está al alcance de los trabajadores autónomos? :-D

    Ostia!! Me acabo de dar cuenta que, el doctorando que pone cafés en el despacho... SOY YO!! :-DDDDDDD

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...